Tipo de cambio:

Compra: 3.545

Venta: 3.548


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 7

de agosto de 2020

LUNES ARBITRALES

Usos y costumbres en el arbitraje nacional

El artículo 34 de la Ley de Arbitraje (Decreto Legislativo Nº 1071) dispone que las partes podrán determinar libremente las reglas procesales a las que se sujeta el tribunal.

7/12/2015


Ricardo León Pastor árbitro www.leonpastor.com

Si las partes renuncian a su poder de regular la secuencia procesal, ese poder será ejercido por los árbitros designados. Atención, ellas y ellos verán qué es lo conveniente atendiendo a las circunstancias de cada caso. Si a usted no le convence transferir tal poder, ¡tenga mucho cuidado al asistir a la audiencia de instalación y prever toda circunstancia posible sobre el trámite del proceso!

Este ejercicio puede ser agotador, pues no toda circunstancia es previsible. Por ello, muchos optan por el arbitraje administrado por entidad que cuente con un reglamento de arbitraje. Los reglamentos suelen recoger las reglas más comunes sobre la materia.

Pero si los árbitros no tienen reglas procesales que aplicar, decidirán “a su aire” como dicen los ibéricos. El artículo 34 dice que podrán aplicar las normas de la Ley de Arbitraje y si allí no hubiera regla, podrán aplicar principios, usos y costumbres en materia arbitral.

Eso es mucho más gaseoso. Tales principios, usos y costumbres andan “en el aire” muchos de ellos no son derecho positivo. Aquí surgen dos tentaciones: 1) hacer un arbitraje “a la peruana” aplicando reglas habituales en los procesos judiciales (a pesar de que la Ley de Arbitraje ni siquiera considera el Código Procesal Civil) o 2) hacer el arbitraje “a la extranjera” tomando principios, usos y costumbres del arbitraje internacional.

Y, efectivamente, en el arbitraje internacional se han desarrollado buenas prácticas que son generalmente aceptadas. Pero cuidado: muchas están influidas por el derecho anglosajón con el que los abogados peruanos no estamos familiarizados. Estudiemos esas prácticas para ver qué convenga aplicar en cada caso concreto.