Tipo de cambio:

Compra: 3.360

Venta: 3.365


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 15

de octubre de 2019

PUNTO DE VISTA

Renovados bríos en el último trimestre del año

9/10/2019


Jose Luis Jaramillo

Editor de Economía de la Agencia de Noticias Andina




Entramos al último trimestre del año con renovados bríos, nuevo optimismo y, como dejar de mencionarlo, con menos ruido. Los últimos meses del año siempre han sido favorables para el Perú y se refleja sobre todo en el dinamismo de los sectores de demanda interna: comercio, transporte, financiero, electricidad, telecomunicaciones, servicios prestados a empresas, Administración pública, alojamiento y restaurantes.

Entre octubre y diciembre tenemos una motivación y una energía diferente y casi estamos vacunados contra el fracaso. Es un estado de ánimo alterado que debería ser una constante durante todo el año.

¿Y eso por qué? La idiosincrasia peruana dinamiza la economía en la última parte del año debido, entre otras razones, a la capacidad de gasto que tenemos gracias a las gratificaciones.

Hace unos días conversábamos en una sobremesa acerca de la importancia no valorada del bono que significa la gratificación para los peruanos, que nos permite empoderarnos para consumir aquello que anhelamos o hacer felices a las personas que amamos sin la necesidad de endeudarnos.

En el último trimestre del año se genera una gran oportunidad para los negocios, pues se presenta un consumo relevante que activa la producción y dinamiza el empleo, mejorando, de paso, los niveles de ingresos. Es un círculo virtuoso que seguramente se extinguiría si este beneficio se prorratea entre los doce meses del año. Es una ecuación que nos beneficia a todos, incluyendo a las empresas.

Apelando a Arquímedes y su dadme un punto de apoyo y moveré el mundo, podemos inferir que ese punto de apoyo es la gratificación en la última parte del año.

Vamos a ingresar al último trimestre con las expectativas empresariales en franca recuperación, así como con la Bolsa de Valores de Lima (BVL) plana y el riesgo país estable. Se suma la ratificación de la calificación del Perú y su perspectiva estable por Standard & Poor’s y Fitch Ratings, todo lo cual también es favorable para el devenir económico.

¿Y qué tenemos para esta última parte del año? Proyectos. En mi columna de la semana pasada: ¿Y si capitalizamos nuestras oportunidades?, omití mencionar con mayor precisión el Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad, el cual contempla 52 proyectos y una inversión de 100,000 millones de soles. Efectivamente, es una de las armas que tenemos, más aún con la designación de la ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva, de quien se espera que impulse la inversión pública por su experiencia en planificación estratégica y presupuesto en el MEF. El camino está marcado.