Tipo de cambio:

Compra: 3.279

Venta: 3.281


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 19

de junio de 2018

Leyendo a Lolita

Española Laura Freixas considera que se ha malinterpretado su comentario al clásico de Nabokov. Escritora también subraya que el feminismo no significa censura ni es enemigo de la literatura.

7/6/2018


Ernesto Carlín Gereda

Editor de Culturales

A inicios de año, Laura Freixas publicó una columna de opinión en la que hace una crítica feminista de Lolita, de Vladimir Nabokov.

Sus palabras han generado una serie de reacciones, entre las que se incluye una réplica de Mario Vargas Llosa acusando al feminismo de ser enemigo de la literatura.

Sin embargo, Freixas, invitada a la Feria del Libro de Lima, desestima las quejas a su opinión y las considera un malentendido.

Gran novela

“El feminismo quiere enriquecer la literatura con nuevas aportaciones, nuevas perspectivas críticas, nuevas autoras y experiencias. Vargas Llosa atribuye al feminismo una voluntad de prohibir y censurar que nunca ha tenido”, declaró la escritora al programa De Cazuela, de Andina Canal Online.

Freixas, respecto a qué libro de Nabokov recomendaría leer, señaló a Lolita. “Siempre he dicho que Lolita es una gran novela”, añadió.

Sin embargo, señaló que eso no es impedimento para que se le analice con espíritu crítico. Su principal preocupación es la interpretación que se hace de Lolita.

Otra mirada

Para ella, muchos han encontrado en esta obra una culpabilización de las víctimas de abusos.

En Lolita se narra desde la perspectiva de un hombre mayor, Humbert Humbert, la obsesión de este con una adolescente y la relación que se establece entre ambos.

“Hay que enseñar a ver la perspectiva de género en la cultura y en la sociedad. Está allí y es importantísima. La cultura dominante nos enseña a no ver ni cuestionar la cuestión de género actual”, aseveró la intelectual.

Por otro lado, Freixas aseveró que hay autoras que han sido dejadas de lado por el canon literario, a pesar de ser tan buenas o mejores que sus pares varones. Un caso que subrayó es el de la escritora brasileña de origen judío Clarise Lispectos.

“Me gusta más que Borges. A él lo encuentro muy frío”, afirmó. Otras autoras que recomienda son las británicas Virginia Woolf y la premio Nobel Doris Lessing.