Tipo de cambio:

Compra: 3.515

Venta: 3.519


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 3

de julio de 2020

La importancia de la cuarentena

“(...) la cuarentena permitió a nuestras autoridades ganar valioso tiempo para apuntalar en la medida de lo posible la capacidad de respuesta del sistema de salud público ante la emergencia”.

29/6/2020


A pocos días de culminar en algunas regiones la cuarentena dispuesta por el Gobierno para frenar la expansión de la pandemia de SARS-COV-2 en nuestro territorio, es pertinente analizar si esta medida de aislamiento social cumplió el objetivo principal, es decir, si contribuyó a evitar que la curva de contagios suba de forma incontrolable.

Dada la forma de contagio del nuevo coronavirus, mediante pequeñas secreciones contaminadas que los seres humanos expulsan al hablar, estornudar o toser, la lógica de la cuarentena es inobjetable: a menor contacto entre personas, menores posibilidades de transmitir el virus.

Partiendo de esa premisa, los especialistas en pandemias consideran que la cuarentena en el Perú ha cumplido un papel fundamental en el combate contra el patógeno: al reducirse el contacto entre las personas se ha limitado la expansión del virus y se evitó que los contagios se disparen tal como ha ocurrido en países que no han impuesto este tipo de medidas de restricción o en aquellos que lo hicieron tarde, cuando el virus ya había infectado a un porcentaje importante de la población. Estados Unidos o Brasil, por citar los casos más importantes, enfrentan en estos momentos un problema de grandes proporciones. Mientras que en la potencia norteamericana la curva de infectados por el covid-19 supera los dos millones de personas, en el vecino sudamericano ya sobrepasó el millón. Si el Perú tuviera esas cifras estaríamos encarando en este momento una verdadera catástrofe sanitaria, puesto que nuestro sistema de salud habría sido rebasado tal vez en las primeras semanas de la pandemia.

En ese contexto, la cuarentena permitió a nuestras autoridades ganar valioso tiempo para apuntalar en la medida de lo posible la capacidad de respuesta del sistema de salud público ante la emergencia. De ese modo, y actuando sobre la marcha, el Gobierno que preside Martín Vizcarra incrementó significativamente el número de camas hospitalarias y de unidades de cuidados intensivos, reforzar el control epidemiológico con más pruebas de diagnóstico, adquirir y distribuir respiradores mecánicos, medicinas y equipos de protección, así como reforzar el personal sanitario en todo el territorio nacional, entre las medidas más notorias.

Por lo expuesto, esta herramienta de aislamiento social se convirtió en un instrumento decisivo para impedir un problema inmanejable en el Perú. Si bien nuestras autoridades no previeron algunos imponderables en la lucha contra la pandemia y la cifra de contagiados es aún alta, el aislamiento social ha salvado vidas. Según el Ministerio de Salud (Minsa), esta medida ha permitido salvaguardar de la muerte a más de 145,000 personas solo en nuestra capital y multiplicar por 12 la capacidad de atención del sistema sanitario.

Ahora que la cuarentena tendrá una característica focalizada y seguirá vigente solo en Ica, Arequipa, Junín, Huánuco, San Martín, Madre de Dios y Áncash, la población peruana debe mostrar responsabilidad y continuar aplicando las medidas de distanciamiento social con la finalidad de evitar el contagio y eliminar lo antes posible este peligroso enemigo de nuestro país.