Tipo de cambio:

Compra: 3.279

Venta: 3.281


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 19

de junio de 2018

RUTH HUAMANÍ. VOZ Y GUITARRA DE MARÚ

“La fusión afroandina nos fluye de manera natural”

Agrupación femenina presenta su segunda producción orientada al circuito world music, donde la fusión nos muestra senderos insospechados del arte peruano.

1/4/2018


Cecilia Fernández Sívori

mfernandez@editoraperu.com.pe

La agrupación Marú regresa con una nueva entrega musical, en la que reúne 11 temas en los que la fusión afroandina es la reina por excelencia. Una propuesta singular trabajada en fina filigrana de talento y un gran sentido de identidad para honrar a la tierra que vio nacer no solo a Ruth, sino a sus compañeras, Rosa Revilla, voz y percusión; y Patty Alvarado, a cargo de la batería y percusión. Esta vez conversamos con Ruth Huamaní, líder, voz y guitarra de Marú, para que nos adentre en la esencia de este disco, que anhela anclar en el mercado nacional como un aporte sutil que nos permita afianzar nuestra ciudadanía.

–Regresan tras un silencio prolongado, ¿qué las motiva a plasmar su música nuevamente?

–Hubo un tiempo de receso, pero siempre estuvimos en actividad artística tras el lanzamiento de nuestro primero material, en el 2006. Trabajar Madre Tierra pasó por varias etapas, comenzamos a preparar las canciones que irían y fue así que pensamos en hacer un par de homenajes a Los Campesinos y al ‘Zambo’ Cavero.

Tú dirás y eso por qué. Pues porque ambos son dos exponentes de los géneros que nosotras planteamos, que es la fusión afroandina.

–¿Cómo han logrado mantener la esencia de la fusión en géneros tan disímiles?

–Nosotras no venimos directamente del interior del país, hemos nacido en Lima y experimentamos los géneros desde muy pequeñas. Será por eso que esta corriente nos fluye de manera natural. Y cómo no serlo si regiones como Ayacucho e Ica fluyen en un mismo tiempo, en un mismo marcador de compás, lo que nos permitió fusionar el carnaval ayacuchano con festejo. Fue increíble porque resume ambas expresiones, que finalmente coinciden y encierran identidad.

–No obstante que han pasado varios años desde sus inicios, ¿sienten que aún cuesta trabajar la fusión en el Perú?

–Sí, siempre es complicado. Por ello, hay que hacer algo distinto. Se habla mucho de la saya, y recuerdo que de pequeña la he conocido como tuntuna, con una carga musical maravillosa. Y es una pena que con mucha facilidad la hayan perdido en la zona altiplánica. Con el trabajo de Marú, decidimos hacer sentir más lo nuestro y apelamos a instrumentos peruanos, como el cajón y la quijada de burro. Incluso hemos incorporado el batajón, que es trabajado con la madera del cajón.

–Ustedes cuentan prácticamente desde sus inicios con el apoyo de una disquera como Goin Native, dedicada a artistas alternativos.

–En el primer disco contamos con el apoyo de esta empresa, que también respaldó a artistas como Riber Oré y Ricardo Silva. Con ellos hay la intención y la confianza de que el producto de Marú se internacionalice. Nosotras no tocamos para el público peruano en el extranjero, nuestra música es escuchada por el público extranjero. La idea es que nuestro arte ingrese en el circuito del world music.En esta labor destaca la participación de Adalí Montero, con quien trabajaron inicialmente la parte vocal de cara al disco y luego en gospel participó en ‘Mamá’. “No la conocíamos, pero nos habla de ella Martín Venegas, quien produjo en su momento a Damaris y Killary. El resultado fue mágico y así se traduce en el disco. Este tema está dedicado a mi madre y a lo que significa su pérdida”, expresa Ruth.En el disco destaca también ‘Un día más’, que según la artista “es el tema más importante del disco y está inspirado en la mujer andina”. También resalta ‘En el cielo del Colca’, composición en homenaje a su abuela, otra de las mujeres de su familia que partió a otro plano. Así que este trabajo, que contiene 11 canciones, no solo trae esencia, sino también mucho sentimiento.