Tipo de cambio:

Compra: 3.315

Venta: 3.318


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
DOMINGO 15

de setiembre de 2019

DE CAZUELA

Hollywood con gloria

Como la mayoría de películas de Tarantino, rebosa de referentes cinematográficos.

20/8/2019


Ernesto Carlín

Editor de Cultural

Rick Dalton (Leonardo DiCaprio) fue una estrella en los primeros años de la televisión. Intentó reciclarse en el cine sin mucha suerte y ya se da cuenta que su declive empezó. Lo acompaña siempre su doble de acción Cliff Booth (Brad Pitt), quien es su mejor amigo y que le resuelve los asuntos domésticos.

Paralelo a las idas y venidas de ambos, se producen dos historias paralelas. En la mansión ubicada más arriba de la colina de la de Dalton vive el director Roman Polanski y su esposa Sharon Tate, además de invitados varios. Es un mundo de glamur y de fiesta.

Por otro lado, está la secta conocida como la Familia y su líder Charles Manson. Habitan en un rancho usado otrora como set de televisión. Son otro rostro más siniestro de la misma ciudad.

Por un lado, la fama, y por otro, la sordidez. En medio, en una zona gris, se mueven el par de amigos. Ambos parecen estar a punto de ser expulsados del paraíso. Pero antes, se jugarán sus últimas chances de mantenerse.

Como la mayoría de películas de Tarantino, rebosa de referentes cinematográficos. La aparición de los sosias de Bruce Lee y de las estrellas antes mencionadas va en esa línea. Asimismo, están presentes los homenajes al wéstern y al cine bélico. Incluso el director, en un alarde de virtuosismo, hace una cita a su propia película Bastardos sin gloria.

Es un filme complicado de clasificar, y tal vez difícil de seguir si no se ha observado la carrera de este director. No obstante, es una buena película en la que Tarantino maneja los tiempos a su antojo y que no teme darle una vuelta más a la tuerca de temas conocidos como los crímenes de Manson.

Imperdible: el comercial a los cigarrillos Red Apple.