Tipo de cambio:

Compra: 3.279

Venta: 3.281


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 19

de junio de 2018

SELVA DEL ROSARIO CUYA CAMPOS

“Hay que recordar que todos somos Estado”

Educadora y abogada busca dinamizar el encuentro entre Estado y la sociedad civil en Madre de Dios.

Perfil. Es prefecta de Madre de Dios y representa al Ministerio del Interior en esa ciudad. Desde que asumió el cargo, tuvo el objetivo de acercar la sociedad civil al Estado. Tras la visita del papa Francisco, la lucha contra la trata de personas y el compromiso con las comunidades indígenas no contactadas se han convertido en su prioridad.

7/2/2018


Susana Mendoza Sheen

smendoza@editoraperu.com.pe

Su nombre se lo debe a su padre, posiblemente admirador de la actriz y modelo argentina Selva Mayo, cuenta Selva del Rosario Cuya Campos. Un nombre que la definió más bien como amante de los viajes y de espíritu curioso. Cualidades que hoy la ayudan a asumir una función pública en Madre de Dios, región que es la esperanza ecológica del mundo, pero que está amenazada por la codicia.

Como prefecta, promueve el diálogo entre las autoridades y la sociedad civil para generar paz social, afirma. Como funcionaria que depende del Viceministerio de Orden Interno del Ministerio del Interior (Mininter) forma parte del comité de seguridad ciudadana y Defensa Civil, dos instancias intergubernamentales en las que trabaja activamente.

Pero, Selva del Rosario reconoce que su principal labor es dinamizar el encuentro entre la sociedad civil y el Poder Ejecutivo. Por eso, desde que asumió sus funciones el 6 de abril del año pasado, su política ha sido de puertas abiertas. Se entrevista personalmente con autoridades y ciudadanos, y usa su local para organizar actividades culturales.

“Se realizan exposiciones de fotografías, teatro, conversatorios y promuevo que las diferentes entidades públicas y la ciudadanía den a conocer sus intereses y problemáticas. Como prefecta, le recuerda a diario a la gente que ella es también Estado, y que el desarrollo del Perú está en sus manos también”, dice.

Papa Francisco

Selva es creativa, le apasiona la investigación, y entre sus sueños figura el de seguir el itinerario de viaje que realizó Antonio Raimondi durante la segunda mitad del siglo XIX para conocer la geografía, la geología, la arqueología, la botánica y otros aspectos del Perú de entonces.

Viaja a muchos rincones de la región para asegurar que problemas como la trata de personas desaparezcan. Ha visitado lugares peligrosos, como en los que se asienta la minería ilegal, madre del cordero y de todos los vicios.

Después de la visita del papa Francisco, se ha propuesto dirigir su accionar hacia ese problema. Este año, afirma, quiere actuar contra la minería ilegal, y llevará la exposición fotográfica Los condenados de la tierra, de Carmen Barrantes, a Iñapari.

“Muchas autoridades se oponen a esta muestra porque dicen que se estigmatiza a Madre de Dios, que se muestra una mala imagen y no promueve el turismo. Pero para acabar con la trata, hay que acabar con la minería ilegal y los efectos crueles que tiene en la gente pobre”.

Selva es hija de un policía orgulloso de su institución y que ama a su país. Sentimientos que ha heredado e inspiran su papel como prefecta, todos los días. Al punto que reconoce que la ayudan a ser más sensible con la población.

“Mi papel de bisagra me permite recordarle a cada persona que todos somos Estado, a pesar de la diversidad. Siento que con esa tarea debo concretar el sueño de ser una república. Es un deber con el Perú y lo honro cada día. No tengo excusas para no hacerlo”, puntualiza.

Hoja de vida

Es licenciada en Educación con mención en Historia, de la Universidad Federico Villarreal (2004- 2008).

Es abogada de la Universidad Andina del Cusco (2012-2017).

Tiene concluida la Maestría de Derecho Penal y Procesal Penal de la Universidad San Antonio de Abad de Cusco (2014- 2016).