Tipo de cambio:

Compra: 3.360

Venta: 3.365


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MARTES 15

de octubre de 2019

EDITORIAL

Firmeza contra la inseguridad

“[...] el Gobierno ha decidido enfocarse en este tema para ofrecer a la ciudadanía una respuesta efectiva a su demanda de mayor seguridad, en cumplimiento del mandato constitucional [...]”.

9/10/2019


El presidente de la República, Martín Vizcarra, entregó un lote de 130 patrulleros para reforzar el trabajo de la Policía Nacional a favor de la seguridad ciudadana.

La entrega de estos vehículos es positiva, dado que se amplía la capacidad operativa de las fuerzas de orden. Además, es un sistema de renta en el cual el mantenimiento de las unidades permanece a cargo de la empresa proveedora. Ello alivia a la Policía de esa tarea que demandaba recursos y logística que la institución no tiene, y extiende, además, la vida útil de los patrulleros.

Si definimos la seguridad ciudadana como el estado en el que la población puede desarrollarse libre de violencia, amenazas físicas o psicológicas, o contra su patrimonio, entenderemos por qué se demanda una mejora en ese ámbito.

Las cifras oficiales revelan que entre el 2013 y el 2018 la delincuencia se mantuvo como uno de los principales problemas del país, aun cuando en el 2017 pasó del primer al segundo lugar, después de la corrupción. En setiembre del 2018, un significativo 39.6% de la población identificó a la inseguridad como el principal mal del Perú.

El Plan Nacional de Seguridad Ciudadana 2018-2023, elaborado por el Ministerio del Interior, muestra que si bien la percepción de inseguridad descendió de 87.6% a 85.7% en el período mencionado, el índice de la población víctima de un delito y que lo denunció a las autoridades subió de 13.4% a 15.4%. Asimismo, entre el 2013 y el 2017 el número de denuncias presentadas ante la Policía pasó de 268,018 a 292,355 , mientras que la tasa de homicidios se incrementó de 6.6% a 7.8% por cada 100,000 habitantes.

Por lo expuesto, el Gobierno ha decidido enfocarse en este tema para ofrecer a la ciudadanía una respuesta efectiva a su demanda de mayor seguridad, en cumplimiento del mandato constitucional de defender a la persona humana y su dignidad.

En ese contexto, en junio de este año se aprobó el citado Plan Nacional de Seguridad Ciudadana 2013-2023, documento que se constituye en el principal instrumento del Estado para fortalecer la seguridad de la población y combatir la delincuencia común y la criminalidad organizada. La iniciativa incluye medidas orientadas a reforzar el orden, la paz y la seguridad en el territorio nacional, con planes de acción regionales, provinciales y distritales, así como metas definidas, estrategia de cumplimiento y acciones de verificación.

Por ejemplo, entre los principales objetivos figura la reducción de la tasa de homicidios a 6.5% el 2023 por cada 100,000 habitantes, así como de la población víctima de robos de carteras, celulares y billeteras de 18.6% a 13.50% al 2023.

Toda acción que contribuya a alcanzar las metas es positiva. En consecuencia, saludamos la incorporación de más patrulleros a la Policía. De acuerdo con el Ministerio del Interior, los 130 vehículos entregados ayer representan la primera parte de un total de 900 unidades. Además, el Gobierno prevé que este año 12,000 nuevos policías se sumarán a la lucha contra la delincuencia.

Combatir el crimen es una política nacional que demanda la participación de todos los sectores, incluyendo los poderes del Estado, como el Judicial, el cual cumple la importante función de castigar a los criminales.