Tipo de cambio:

Compra: 3.279

Venta: 3.281


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 19

de junio de 2018

ANIVERSARIO DE ENSABAP

El siglo de las Artes

La Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes llega al centenario con publicaciones y exposiciones. El perfil del artista-investigador del siglo XXI apuesta por la Educación Artística y la Conservación y Restauración.

13/6/2018


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Los próximos Chávez, Tilsa, Cajahuaringa, Quintanilla pueden estar hoy en los salones de la Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes (Ensabap), del jirón Áncash. ¿Puede emerger una siguiente “promoción de oro”, como aquella de fines de los cincuenta que luego alumbró con su pincel el arte peruano? 

Carlos Valdez Espinoza, director general de Bellas Artes, recuerda que la “promoción de oro” surgió gracias a diversos elementos que se aglutinaron, amén del talento de aquel grupo singular de artistas en que también figuran Oswaldo Sagástegui y Enrique Galdós Rivas. Sumó a favor la libertad estética que promovió el director Juan M. Ugarte Eléspuru, amén de las apuestas hechas en su momento por el fundador Daniel Hernández y Ricardo Grau.

“Ahora estamos en ese norte”, dice Valdez. Dos profesores jóvenes de la Ensabap, Henry Ortiz y Luis Torres, acaban de ser seleccionados en concursos mundiales, debido a su gran calidad técnica.

La agenda pendiente

En setiembre de 1918, por un decreto del presidente José Pardo y Barreda, nació con un futuro promisorio la Ensabap. Pero en su camino de diez décadas, le afectó la falta de institucionalidad y “la agenda pendiente para fortalecer las políticas culturas de las artes en el Perú. Esos dos aspectos llevaron a la escuela a un hueco negro, de muchos años”. Sin embargo, esa mirada ha cambiado los últimos años.

“Los cien años son un buen motivo para reflexionar sobre lo bueno que se hizo en la escuela, y lo que se dejó de hacer. Y a partir de ello tomar un nuevo impulso hacia el futuro”, explica.

Cambio en el paradigma

Bellas Artes dicta cinco carreras en sus programas de Educación Artística y Artes Plásticas y Visuales.

En 2018, Bellas Artes tiene 390 alumnos en pregrado, que vienen de todo el Perú y de todas las clases socioeconómicas. Otros 200 alumnos en los cursos de proyección social. Cuenta con 30 profesores a tiempo completo y más de 40 profesores por horas.

“Hemos decidido apostar mucho por Educación Artística y por Conservación y Restauración, porque creemos que los temas patrimonial y educativo pueden tener un impulso mayor en la sociedad, y por eso nos parecen dos carreras que merecen fortalecerse, pues generan en nuestros estudiantes un futuro profesional muy estable”, dice Valdez.

Hoy estas carreras cuentan con alrededor de 50 alumnos, cuando en los noventa o a inicios del siglo XXI, Educación Artística llegó a no tener estudiantes. La propia Ensabap los trataba como el lugar donde llegaban “los artistas fracasados”. Era el profesor mal valorado, una extensión de cómo la sociedad trató a los docentes por décadas.

Mejora de presupuesto

De la mano va una mejora “por tramos” del presupuesto, que les otorga el Ministerio de Educación. Hoy, está alrededor de los 12 millones de soles.

A la par, la escuela proyecta en atraer el capital privado, mediante el mecanismo de obras por impuestos, para poner en valor tanto sus tres locales patrimoniales en el Centro de Lima, como la restauración de su colección estatuaria, que incluye alrededor de 70 obras, donadas en 1925 y que son copias originales de esculturas europeas.

El 2010 se le dio el rango universitario. ¿Se puede medir el beneficio? “La escuela es otra. Hay mayor formalidad. Antes se estudiaba seis años y el título valía como un instituto de tres años. Ahora se estudia cinco años. El rango ha ayudado a proponer el perfil del artista-investigador. Ya tenemos una gran cantidad de bachilleres y para este año tenemos las primeras licenciaturas. Se ha reforzado el tema de la investigación, lo que ha dado reconocimiento al artista egresado de la Ensabap a nivel social”, dice.

Desde hace ocho años, también, Bellas Artes ingresó al mundo audiovisual. Este 2018 inauguró un laboratorio de creación audiovisual, con herramientas de última generación como impresoras 3D. “Siempre las expresiones artísticas fueron multisensoriales, entonces no nos cerramos a que los chicos puedan proponer algo que tenga otros sentidos incorporados a sus proyectos. Es una amplia libertad que tratamos de colocar con mucha responsabilidad a los estudiantes”.

Apuntar al bicentenario

El 2021 está a la vuelta de la esquina. Para el director de Bellas Artes, el aporte de su institución será “liderar la reforma en educación y formación artística en el Perú”, con una serie de propuestas claras para la educación básica regular. A ello se suma el trabajo con las comunidades con habilidades diferentes. Es parte del nuevo perfil del artista peruano.

Libros en camino

A la reciente publicación de Centenario 1918-2018, que acaba de publicar la Ensabap, se unirá Textos fundamentales del arte peruano, una recopilación en seis tomos –editados por Mijail Mitrovic–, sobre las teorías del arte peruano, desde lo prehispánico hasta lo más contemporáneo, con lo cual aportará la Ensabap a todas las 34 escuelas regionales que existen en el país. También se alista el libro El Patrimonio de Bellas Artes, investigación de Rosanna Kuon. Y el tercer volumen será sobre los aportes pedagógicos de la Ensabap. Como lo hace desde 2016, este año también otorgará la medalla Daniel Hernández, que tendrá un valor especial por los 100 años.

El dato

390 alumnos estudian en pregrado, cinco carreras en Bellas Artes.