Tipo de cambio:

Compra: 3.266

Venta: 3.269


Año del diálogo y la reconciliación nacional
SÁBADO 23

de junio de 2018

Defensa de las lenguas originarias

El Perú celebra hoy el Día de las Lenguas Originarias con una renovación de sus esfuerzos por mantener vivas sus 47 lenguas originarias, de las cuales 21 lenguas se encuentran en una situación de peligro, según información de los ministerios de Cultura y de Educación.

27/5/2018


El fenómeno de la desaparición de las lenguas originarias se debe a nuestra herencia colonial, que minimizó o consideró inferior a la cultura ancestral. La necesidad del dominio de las potencias europeas en el mundo llevó a imponer una particular cosmovisión del mundo, en la cual se resaltaba la cultura del Viejo Continente para imponer su dominio económico, ideológico y político.

El cambio del conocimiento no fue ajeno a esta perspectiva eurocentrista. La implementación de sus lenguas estuvo acompañada por las transacciones económicas, la firma de documentos oficiales, las leyes, los documentos de propiedad y la impresión de libros. En pocas palabras, el uso de la lengua europea era un elemento importante de dominio en desmedro de otras. Immanuel Kant afirmó en los siglos XVIII y XIX que la única ciencia capaz de desarrollar las artes y las ciencias era la “blanca europea”.

En el Perú existen alrededor de cuatro millones de personas que emplean lenguas originarias (15% de la población total). De las cuales, 3 millones 4000,000 son quechuahablantes. La mayor parte de esas lenguas se encuentra en la zona amazónica (37), mientras que en la región andina existen cuatro.

Desde el inicio de la República se instaló un modelo multicultural en el que el español fue designado como el idioma oficial, subordinando a las lenguas nativas de nuestro Perú. Al final, el dominio del español se manifestó en las diversas desigualdades sociales entre aquellos que dominan una lengua sobre otra. Y este fenómeno sigue vigente. De acuerdo con las estadísticas de la Comisión de la Verdad y Reconciliación del 2003, los quechuahablantes han sido, de lejos, las principales víctimas de la violencia política en las décadas de 1980 y 1990.

Ante esta realidad, el gobierno del presidente Martín Vizcarra está impulsando un modelo que garantice la enseñanza bilingüe. Este año se han publicado cuadernos de trabajo en las lenguas ticuna, yagua, secoya, cashinahua. Y para el 2019 se planea distribuir diccionarios en las lenguas murui-muinani, kawki, bora, ese eja y kukama kukamiria. Para la capacitación, no se escatiman esfuerzos respecto a formar docentes interculturales bilingües y emplear plataformas virtuales para acceder a estos recursos educativos. De esta manera, se lucha por salvar la identidad de nuestros pueblos originarios.

El ideal es que nos acerquemos a un modelo intercultural en el uso del conocimiento, con la implementación de una interrelación equitativa entre pueblos, personas, conocimientos y prácticas diferentes.

Ya lo mencionó el papa Francisco en su discurso en Madre de Dios en enero: “Es necesario conocer la cultura de los pueblos indígenas porque tienen una gran sabiduría que el país desconoce”.