Tipo de cambio:

Compra: 3.266

Venta: 3.269


Año del diálogo y la reconciliación nacional
SÁBADO 23

de junio de 2018

PATRICIO ESCALA. PRODUCTOR DE CINE Y ANIMACIÓN

“Creamos en nuestros realizadores”

Ganador del Óscar al Mejor Cortometraje Animado está de paso por Lima para asegurar el inicio de la hermandad de la región en ese arte.

25/3/2018


Cecilia Fernández Sivori

mfernandez@editoraperu.com.pe

El productor chileno Patricio Escala, ganador del Óscar por su cortometraje animado Historia de un oso, está en Lima con el claro objetivo de unificar el talento de la región para impulsar desde su experiencia un inicio de cooperación y auténtica sinergia artística que permita convertirnos en referentes en materia de animación a escala internacional.

Escala viene precedido del éxito de haberse alzado con una estatuilla en la meca del cine, pero para él ese no es el eje que mueve su compromiso con la industria –aún no tan desarrollada en América Latina–, sino una motivación para construir identidad en el mundo de la animación.

–¿Cómo se gesta su presencia en Lima, es la primera vez que visita el Perú?

–Vinimos el año pasado a Cusco, donde se realizó un workshow de animación. Esta visita es en atención a una invitación de Milton Guerrero, de Red Animation Studios, con quien nos conocemos hace muchos años. Creo que marca el punto de partida del trabajo conjunto que haremos en el ámbito latinoamericano.

–¿Es ya una necesidad en la región?

–La única manera de que logremos coordinar esfuerzos estatales y privados para el desarrollo de una industria de la animación será como región porque necesitamos establecer una cadena de distribución que permita que los proyectos lleguen a todos los países del territorio, a fin de garantizar un circuito.

–Para no depender de Hollywood, ¿en su caso qué le deja haber obtenido un premio Óscar?

–Siempre será positivo. Mucha gente puso el foco en esta parte del mundo. Pero no podemos esperar a que nos reconozcan afuera para empezar a valorar el trabajo que hacemos a escala nacional o regional. Tenemos que empezar a creer en nuestros realizadores y valorar nuestra historia. Hay una identidad ahí y debemos ser los primeros en ir al cine a ver las películas que producimos.

–¿En algún momento se sintió favorito para obtener la estatuilla?

–No, en lo absoluto. Las predicciones de los medios especializados de Hollywood nos colocaban en cuarto lugar, éramos una pequeña empresa latinoamericana que competía de igual a igual con un gigante como Pixar. El valor de las ideas se impuso. El mensaje fue que una familia no puede ser separada a la fuerza.

–Luego del premio de la Academia, ¿qué proyectos desarrolló?

–Publicamos un libro del mismo nombre y desde el año pasado comenzamos a trabajar en el guión del largometraje inspirado en el corto. Ya hemos identificado a los personajes principales y los estamos modelando. También participo en la producción de una serie animada de televisión y en la película animada Nahuel y el libro mágico.

Escala, junto con su esposa, Mari Soto, bajo Punkrobot, fueron parte de Anima Perú. También asistieron Lucas Arechaga, representante de Cartoon Network Latinoamérica; Rita Street, de Radar Cartoon USA; Sebastian Mignona y Telma Martin, de la productora audiovisual argentina El Perro en la Luna.

–¿Encuentra coincidencias entre el arte animado del Perú y Chile?

–Se coincide en el esfuerzo de mantener una identidad cultural y que además tenga un valor exportable. También en la calidad de los proyectos que se están haciendo. No se puede hacer un cuadro comparativo porque en Chile se han hecho más series animadas y en el Perú, más largometrajes.

–¿Y qué le genera el cine animado peruano?

–Debo confesar que siento envidia. Ustedes producen una película animada cada dos o tres años. Han hecho muy buenas producciones como Condorito, la película (2017) y Rodencia y el diente de la princesa (2012). Tienen que valorar, aprovechar y tomar los réditos del nivel de comercialización que tienen para que surjan mejores proyectos.