Tipo de cambio:

Compra: 3.228

Venta: 3.230


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 25

de abril de 2018

Contra la trata de personas

El rescate de 1,229 víctimas nacionales y extranjeras, la reinserción de los afectados a la sociedad y la asignación de un presupuesto especial para cada sector involucrado son los primeros resultados obtenidos el año pasado con la aplicación del Plan Nacional contra la Trata de Personas 2017-2021, que busca la erradicación de este delito que vulnera los derechos fundamentales de miles de personas.

6/1/2018


A esos resultados se suman otros logros anteriores, como el establecimiento de tres fiscalías especializadas, el lanzamiento de una campaña de sensibilización, la realización de operativos de intervención, la creación de la Dirección contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes de la Policía Nacional, y la suscripción de acuerdos bilaterales con países de la región; es decir, existe una clara estrategia multisectorial impulsada por el Poder Ejecutivo.

Como suscriptor de convenios internacionales, el Perú debe velar por el bienestar de los afectados, especialmente por los menores de edad, porque la trata de personas es un delito internacional de lesa humanidad, y consiste en el comercio ilegal de personas con propósitos de esclavitud reproductiva, explotación sexual, trabajos forzados, extracción de órganos o cualquier forma moderna de vejación, lo que convierte a esta actividad ilícita en una de las más aberrantes contra las personas indefensas.

Debido a numerosas denuncias en Lima y otras ciudades del país, el Gobierno optó por diseñar el Plan Nacional contra la Trata de Personas hasta el 2021, con la participación de ministerios, el Poder Judicial, el Ministerio Público, el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (Reniec) y la Superintendencia Nacional de Migraciones, de tal forma que el combate contra las mafias dedicadas a este ilícito penal sea integral y contundente, ahora que no solo se registra en contra de peruanos, sino también en menoscabo de extranjeros que llegan al país en pos de un trabajo legal y que terminan en manos de inescrupulosos.

Por ejemplo, durante el período 2017 se efectuaron 865 operativos, en los que se rescató a 1,229 víctimas, 59 de las cuales son ciudadanos de Ecuador, Colombia, Venezuela, Brasil, Bolivia y Argentina. Las intervenciones también sirvieron para capturar a 410 personas involucradas con la trata en Loreto, Lima, Arequipa, Cajamarca, Cusco, Madre de Dios, Puno, Tingo María e Ica.

Otra herramienta de valiosa utilidad ha sido la firma de acuerdos bilaterales con Argentina, Bolivia, Chile, Colombia y Ecuador, cuyo tenor se refiere a acciones de prevención, de investigación y persecución del delito, así como de atención a las víctimas y una búsqueda de su reintegración.

Si bien las cifras de la trata de personas resultan preocupantes a escala mundial, en el Perú se despliegan esfuerzos para revertir tales indicadores, y no solo para liberar a las víctimas de las mafias, sino también para ampliar el número de centros de atención con el propósito de brindarles la oportunidad de reintegrarse a la sociedad, con ayuda de especialistas y psicólogos.